fbpx

El cóndor casamentero

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

El cóndor casamentero es una leyenda de las comunidades rurales más remotas del Ecuador.

Este relato Kichwa cuenta de una joven pastorcita salía con sus llamas a pastar en el campo.

Cuando todo parecía perfecto, un personaje que no articulaba ni una palabra, cambió el destino de la longuita para siempre.

Leyenda del cóndor casamentero

Elegantemente vestido, negro el traje y negro el poncho, blanca la bufanda, medio colorado el sombrero y de cuero pelado el zamarro que cubría las piernas.

Así se asomó el desconocido, hombre grande y silencioso, al filo de la acequia. La pastorcita, que venía ya preocupada pensando en cómo iba a hacer para cruzar con el rebaño, se alivió cuando él propuso ayudarle.

Poniendo un pie a cada lado de la acequia, el hombre de negro pasó una a una las llamas, también agarró al perro y 10 puso en la orilla contraria; por últímo, tomó en brazos a la joven.

Entonces, de pronto se sacudió, su poncho se levantó como que se llevara el viento y se transformó en unas enormes alas.

En vez de poner a la longuita junto al rebaño, se la llevó por los cielos.

Se elevó cada vez más alto, cruzando las nubes y remontando los vientos hasta una peña en el altísímo lliniza.

El perro se dio modos para ir a avisar a la casa de la pastorcita 1o acontecido a la joven.

Los padres la buscaron sin descanso, hasta que un día lograron verla en el nido en lo alto de la peña.

El cóndor la había hecho su mujer y ellos, resignados, se dieron cuenta de que no podían subir hasta allí a rescatarla.

Datos Interesantes

El cóndor, considerada como una de las aves voladoras más grandes del planeta, es nativa de los Andes, es el ave no marina con mayor envergadura y no posee subespecies; su nombre proviene del quechua kuntur.

Los cóndores son básicamente monógamos, es decir que escogen una pareja y permanecen con esta de por vida. Solo en caso de que uno de los dos muera, el otro busca una nueva pareja.

Anida entre los 1000 y 5000 msnm generalmente en formaciones rocosas inaccesibles. Posee una tasa de reproducción muy baja; se espera que al menos ponga un huevo cada dos años. Es una de las aves más longevas, pudiendo alcanzar la edad de setenta y cinco años en cautiverio.

Es considerada un patrimonio natural en Sudamérica.

¿Te Gustó ésta leyenda? Te invitamos a leer: La viuda del Tamarindo.

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

error: El contenido está protegido
Ir arriba