fbpx

El Cristo de la Agonía

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

Leyenda del Cristo de la Agonía
Obra maestra de MIguel de Santiago

Miguel de Santiago (1626 -1706) fue uno de los pintores quiteños más destacados del siglo XVII. Como era común en esa época su arte trataba, generalmente, de motivos religiosos. Estuvo muy ligado a la comunidad agustina, con los que vivió en algunos períodos de su vida. Existe una serie de pinturas que representaban La vida de San Agustín.

Tuvo su propio taller en Quito, allí formó durante más de 50 años a diferentes generaciones de pintores que heredarían su renombre, entre ellos a su propia hija, Isabel, y Nicolás Javier de Goríbar.

No discriminaba a sus alumnos por razas, pues él mismo era mestizo. Y fue gracias a su exquisito pincel que se hizo famoso entre los círculos más pudientes de Ecuador en la época, especialmente, la Iglesia católica. 

Leyenda del Cristo de la Agonía

Cuenta la historia que Miguel de Santiago, uno de los más afamados pintores de la Escuela Quiteña, un día quiso pintar a Cristo en el momento de la agonía.

Para llevar a cabo la obra, amarró a uno de sus estudiantes a una cruz de madera; mientras el maestro plasmaba la escena sobre el lienzo, increpaba a su alumno que pusiese un semblante que muestre sufrimiento, pero el discípulo respondió que no lograba reflejarlo en su rostro. Miguel de Santiago, cegado por la ira y frustración, tomó una lanza y atravesó al muchacho para infringirle dolor y continuó pintándolo.

Cuando hubo terminado la obra, desató al joven, pero este había muerto.

Cuenta la leyenda que este fue el último cuadro que pintó el artista por el trauma que le causó la muerte de su alumno.

Datos Interesantes

Miguel de Santiago (1630-1706) torturó y atravesó con una lanza a uno de sus discípulos, quien posaba crucificado. El objetivo del maestro: captar totalmente la expresión de sufrimiento que debió experimentar Jesús en su crucifixión. Este relato, que termina con la muerte del joven modelo; nunca pudo ser corroborado este hecho a través de fuentes oficiales.

La obra se encuentra en el Museo de la Orden de los Descalzos, en Lima, Perú.

¿Te Gustó ésta leyenda? Te invitamos a leer: La Capa del Estudiante

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

error: El contenido está protegido
Ir arriba