fbpx

El Duende de Esmeraldas

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

El duende de Esmeraldas

No se puede caminar solo por las oscuras callejuelas de Esmeraldas, el duende, un pequeño pero siniestro ser, acecha a sus víctimas, pocos pueden contar su experiencia, pocos salen ilesos de su encuentro.

Leyenda del duende de Esmeraldas

En el año de 1996, en un lugar llamado La Barraca, Carmita, una niña de 6 años, de ojos grandes y pelo lacio, muy bonita, se despertó a media noche, y al no encontrar a la madre a su lado, salió de la casa en su búsqueda.

En el camino se encontró con un pequeño que le seguía.

Se le reía y la llamaba con silbidos.

Ella sintió miedo y comenzó a correr pero el pequeño la alcanzó y no le dejaba pasar.

La niña comenzó a llorar y gritar. Él le regalaba caramelos de colores, besitos de novia y una pañoleta. Pero ella no quería nada. El duende le cantaba y le bailaba, jugaba con su cabello y le hacía muecas para entretenerla.

Cuando la niña se dio cuenta, la llevaba por un callejón oscuro. Se asustó aún más. Unos perros empezaron a ladrar desesperados y fue cuando un vigilante se percató de lo que sucedía y disparó dos tiros al aire.

El guardia se acercó a donde la niña que estaba llorando. La tomó en sus brazos y la llevó a su madre. La madre al ver a su hija le preguntaba una y otra vez qué le había sucedido. Y la niña le contó con lujo de detalles.

Las personas que estaban allí murmuraron que no era otro que el Duende.

Desde aquella noche la niña era perseguida por el Duende. No se le podía dejar sola a Carmita porque el Duende la llamaba con silbidos que solo ella escuchaba.

Buscaron a una curandera, quien les dijo cómo ahuyentar al Duende. Le rociaron agua bendita en todo el cuerpo, rezándole el Credo y el Ave María, por nueve días consecutivos.

Con esto el Duende dejó a la niña. Lo extraño es que Carmita sabía varias canciones y decía que el Duende le enseñó con una muy bonita voz durante su traumático encuentro.

Datos Interesantes

Son varias las localidades dentro del Ecuador que han reportado por medio de la cultura popular y la tradición oral la presencia de estos pequeños seres misteriosos; que aparecen únicamente en las noches, aprovechándose de la penumbra para fastidiar y asustar a sus víctimas.

¿Te Gustó ésta leyenda? Te invitamos a leer: La Olla del Panecillo.

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

error: El contenido está protegido
Ir arriba