fbpx

El mensajero de los dioses

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

El mensajero de los dioses

Llamado ‘Apu Kurtur‘ por los indígenas de las zonas andinas, fue reverenciado como una divinidad debido a que en la rica tradición cultural indígena era considerado el mensajero de los dioses.

Apu Kurtur, el mensajero de los dioses

Según la leyenda, después de que los dioses crearon la naturaleza y sus habitantes, querían saber todo lo que pasaba en la tierra y para ello necesitaban un mensajero que lleve la información a los espíritus divinos.

La Madre Tierra debía comunicar a la gente la época para sembrar y el tiempo de cosecha.

Pero le faltaba quién pudiera volar hasta lo más alto del cielo y así poder llevar los mensajes a los pueblos, entonces el Pachacamac (creador de la Tierra) y la Allpamama (Madre Tierra) llamaron a los poderes del universo para crear a su mensajero sagrado.

El padre sol, la madre luna, los ríos, los árboles, los vientos y las estrellas acudieron al llamado, entonces el taita Cotopaxi (el volcán activo más alto del mundo) y la mama Tungurahua llenaron el cielo con lava y ceniza, en ese momento la gente hizo ceremonias con fuego y música.

En medio de la lluvia y los relámpagos apareció un ave enorme y majestuosa, que podía volar hasta lo más alto de las montañas, era el cóndor.

Después de años volando solo, el cóndor se sintió solo. Una campesina que amaba la naturaleza y cuidaba de los animales, frecuentaba las montañas por donde volaba el cóndor.

El mensajero se enamoró de la joven.
Para no asustarla primero le hizo creer que era un hombre grande. Después la convenció de ir a vivir a la montaña.
Los padres de la campesina fueron a recuperarla y trataron de matar al cóndor. Pero ella no lo permitió y pidió a los dioses que la rescataran y ellos la convirtieron en ave.

El cóndor enamorado fue fiel hasta el día de su muerte; por eso hasta el día de hoy los cóndores sólo tienen una pareja durante toda su vida.

Datos Interesantes

Cuenta la tradición oral andina que en esta región existieron seres poderosos y divinos, encargados de mostrar las manifestaciones espirituales de los pueblos a través de un tótem (objeto que algunas culturas toman como emblema de una tribu o de un individuo).
Este objeto de culto era usado para representar con animales los tres niveles del hombre.
– El yo inferior o inconsciente,
– el yo medio; y,
– el yo superior.
Este último era simbolizado con un cóndor, ave insignia del Ecuador.

¿Te Gustó ésta leyenda? Te invitamos a leer: El origen de los Cañaris.

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

error: El contenido está protegido
Ir arriba