fbpx

El muro de las lágrimas

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

El muro de las lágrimas

Cuando las personas piensan en las Islas Galápagos inmediatamente se lo relaciona con un ecosistema único, vida y diversidad.

Nada haría pensar que allí, en la Isla Isabela, la más grande del archipiélago, una de las que forman el archipiélago, se levanta El Muro de las Lágrimas.

Un sitio en el que hubo mucho sufrimiento y muerte y que es testigo silencioso de uno de los capítulos más tristes en la historia de este paraíso natural único en el mundo.

El muro de las lágrimas

Hacia el final de la Segunda Guerra Mundial, el gobierno ecuatoriano estableció una brutal colonia penal en la isla de Isabela.

En 1946 fueron trasladados a Isabela 300 presos y entre los castigos a su conducta o insurrección, se vieron obligados a construir un inútil muro de piedra volcánica como una forma de castigo. Hoy se lo conoce como el muro de las lágrimas.

Los presos tenían que caminar largas distancias hasta la cantera, cortar grandes rocas volcánicas y luego llevarlas de nuevo al sitio.

Muchos prisioneros murieron en el sufrimiento.

En 1958, los prisioneros se rebelaron, lo que condujo al asesinato de los guardias y la consecuente muerte de muchos prisioneros.

El gobierno cerró la colonia penal de Isabela un año después.

Los restos de la inútil muralla, de unos 100 metros de largo, todavía se pueden ver hoy cerca de Puerto Villamil, de pie como testimonio de un período de crueldad y tortura.

Ha sido nombrado el El «Muro de las Lágrimas».

Datos Interesantes

La cárcel de las Islas Galápagos funcionó hasta el año 1959 cuando fue clausurada y el destino de la Isla Isabela tomó un rumbo más alegre y de aporte a la humanidad mostrando la biodiversidad del archipiélago.

Es que el sitio, junto con el resto de las islas, pasó a convertirse en el reconocido Parque Nacional Galápagos, Patrimonio Natural de la Humanidad.

Si tienes la oportunidad de visitar este rincón del mundo, podrás llegar hasta el Muro de las Lágrimas partiendo del sector céntrico y poblado de la isla ya sea a pie (tras caminar cuatro horas), en bicicleta o en auto.

¿Te Gustó ésta leyenda? Te invitamos a leer: El camino de los ahorcados.

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

error: El contenido está protegido
Ir arriba