fbpx

La Campana de Mojanda

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

La Campana de Mojanda

En la bella ciudad de Otavalo se construiría una nueva catedral para evangelizar a los indígenas.

Sin embargo, el tamaño de la campana era tal, que fueron necesarios dos caballos para llevarla desde Quito.

Los caminos de aquella época eran muy difíciles de transitar. Así que este y otros factores más, retrasaron la construcción del campanario.

leyenda de la Campana de Mojanda

En el largo camino polvoriento desde Quito, dos caballos cargaban, por turnos, una inmensa campana de bronce.

Era tan grande y pesada que en cada cuesta tenían que descansar. El destino de la campana era Otavalo, donde recién se había construido la iglesia y esperaban para colocarla en el campanario.

Como eran tiempos de lluvias, el aguacero demoraba aún más el paso de los caballos. Al cruzar por la cuenca de la laguna de Mojanda, el caballo de turno resbaló y la campana salió rodando hasta las heladas aguas, donde se hundió y desapareció sin dejar huella.

Nunca llegó la campana a su destino, pero cada vez que llueve a media noche en Mojanda, se escucha su redoblar, llamando a misa desde las profundidades de la laguna.

Datos Interesantes

El complejo lacustre de Mojanda en el límite entre Pichincha e Imbabura, está conformado por tres lagunas, la primera y más grande conocida como Caricocha o laguna macho, es origen volcánico, junto a esta laguna están otras dos más pequeñas, la Huarmicocha o laguna hembra y la Yanacocha o laguna negra.

¿Te Gustó ésta leyenda? Te invitamos a leer: El Naranjo de Chocotete.

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

error: El contenido está protegido
Ir arriba