fbpx

La condesa de la Loma Grande

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

La condesa de la Loma Grande

La condesa de la Loma Grande presenta el relato de una joven muy hermosa, esbelta, una dama de la aristocracia europea.

Vivía en una casona colonial en el barrio la Loma Grande, en el centro de Quito. Según detallan residentes de ese barrio, los abuelos comentaban que la mujer salía todos los viernes por la noche a divertirse en los bares del centro histórico de Quito.

Leyenda de la Condesa de la Loma Grande

La condesa era una joven hermosísima y muy adinerada, que disfrutaba la vida acudiendo a los bares del Centro Histórico las noches de los viernes para llamar la atención de los hombres. Algo que funcionaba de maravilla, pues más de un caballero se disputó su atención, a veces con más violencia de la necesaria.

Todos sabían que la muchacha habitaba en una casa enorme y elegante, con amplios muros que lo resguardaban de las miradas ajenas.

La Condesa de Loma Grande era muy popular entre los hombres y no tenía reparo en invitarlos a entrar en su casa; algo que ninguna señorita de buena familia en aquella época, habría hecho sin el consentimiento de sus padres. Era muy conveniente que ella solo tuviera la compañía de sus criados.

Tiempo después se hizo demasiado evidente que todos los galanes que la cortejaban, desaparecían sin dejar rastro, algo que puso en alerta a las autoridades de Quito.

Dándose cuenta de que estaban a punto de arrestarla como principal sospechosa, la joven hizo sus maletas y se marchó de Loma Grande en medio de la noche, para más nunca regresar. Nadie sabía a dónde había ido.

La policía, tan pronto como se dio cuenta de su fuga, entró por la fuerza en la propiedad para registrar todas sus habitaciones.

En ninguna de ellas había rastro de los amantes de la condesa.

Justo estaban por darse por vencidos, cuando a alguien se le ocurrió registrar el jardín. Allí, tras cavar en medio del césped, se descubrieron los restos de varios hombres que habían sido asesinados de manera brutal, todos ellos pretendientes de la condesa.

Desde entonces se cree que, aunque los cuerpos fueron retirados para darles cristiana sepultura, sus almas se quedaron atrapadas entre las paredes de la casa de la Loma Grande.

Varios han sido los residentes que llegan a vivir a la mansión, solo para marcharse al no soportar los macabros ruidos, sombras y movimientos inexplicables que aquí tienen lugar.

Ahora se encuentra deshabitada y tal vez permanezca así por un largo tiempo, hasta que las almas que allí habitan, encuentren la paz que necesitan.

Super memoria

Datos Interesantes

La residencia de la llamada Condesa, es conocida como la Villa Encantada de Loma Grande, sigue estando de pie hoy en día y ha llamado poderosamente la atención de decenas de personas. Se dice que desde el interior surgen ruidos inexplicables y hay objetos que cambian misteriosamente de lugar.

¿Te Gustó ésta leyenda? Te invitamos a leer: Los gigantes de Santa Elena.

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

error: El contenido está protegido
Ir arriba