fbpx

La iguana Smith

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

La Iguana Smith

La iguana Smith es un misterio en las Islas Galápagos, muchos afirman haberla visto recorriendo el archipiélago, lo reconocen por su cara triste, cuando permite que alguien lo observe.

Una historia fascinante ambientada en uno de los lugares más bellos de nuestro planeta.

Leyenda de la Iguana Smith

John Stuart Smith llegó arrastrado por la corriente a Puerto Ayora, luego que su barco encallara en alguna parte de las islas. Los pocos isleños de esa época nunca supieron de dónde había venido, si tenía familia o a qué se dedicaba; así que creyeron que se trataba de un náufrago más.

Al poco tiempo de su llegada, Smith construyó una casa en el lugar más alejado de la isla y la pintó de verde; desde allí organizó largas expediciones por toda la isla para estudiar las costumbres de los pingüinos, de las tortugas y, sobre todo, de las iguanas.

Era muy común verlo sumergido en sus pensamientos desde muy temprano en la mañana hasta bien caída la tarde; pero un día ya no se lo vio más, se terminaron las largas jornadas de estudio en la playa y fueron pocos los isleños que se cruzaron con él.

No tardaron en correr rumores sobre Smith: unos decían que estaba escribiendo un libro sobre las especies de la isla y otros aseguraban que estaba construyendo un submarino para estudiar las especies del fondo del mar.

Así pasaron varios años. Una mañana llegó a la isla un hombre muy extraño, vestido con una especie de túnica celeste sobre la que se distinguía una larga barba. Sin decir ni una palabra a nadie, se dirigió presuroso hacia la casa verde de John Smith; allí los dos hombres estuvieron encerrados por varios días.

Una noche los isleños vieron al hombre extraño alejarse de la isla en un bote que remaba solo con sus manos. Desde ese momento nunca más volvieron a ver o saber nada de John Smith, pese a que lo buscaron por todas partes, incluso en las islas cercanas, pero ni rastros de él.

Su paradero era un tema frecuente para todos los isleños, hasta que un carbonero muy asustado aseguró haber visto una cola larga de iguana con una curiosa cara de sufrimiento.

Enseguida, casi todos los niños, las niñas, los hombres y las mujeres vieron a esa iguana que se movía por la tierra con gran esfuerzo, arrastrando una pesada cola que salía de su espalda, pero iba muy rápido y no podían verle la cara.

Poco a poco, los isleños comprendieron que la extraña iguana era su amigo John Smith, quien en sus paseos submarinos había encontrado un gran tesoro; pero ese tesoro era del Rey del Mar y él no estaba dispuesto a perderlo. Disfrazado de un hombre cualquiera, llegó a la casa de Smith para convencerlo de devolver el tesoro a su verdadero dueño; sin embargo, todo argumento fue en vano, Smith no se lo entregó. El Rey del Mar muy enojado, sentenció:

-¡Nunca más saldrás de esta isla!

Esa noche Smith tuvo un sueño intranquilo, varias veces se despertó temblando y con las palabras del Rey del Mar retumbando en su cabeza.

En la mañana, Smith sintió una fuerte comezón en su espalda y un gran malestar corporal; así que, para refrescarse, decidió hacer un paseo por la playa y bañarse en el mar. En la noche, al regresar a su casa, Smith vio con gran asombro que de su espalda salía una pesada cola de iguana, quiso pedir ayuda, pero ya no tenía voz.

Desde esa noche, la iguana Smith se confunde entre las demás iguanas de la isla dando testimonio de la sentencia del Rey del Mar.

Datos Interesantes

Las Islas Galápagos nombradas en el año de 1978 como Patrimonio Natural de la Humanidad, y 6 años después, en 1984 Reserva de la Biósfera. Es uno de los pocos lugares de la tierra que permanece casi intacto en su flora y en su fauna únicas.

El Archipiélago de Galápagos, región insular del territorio Ecuatoriano fue el escenario donde Charles Darwin desarrolló su Teoría de la evolución de las especies.

¿Te Gustó ésta leyenda? Te invitamos a leer: El nacimiento de la Selva Ecuatoriana.

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

error: El contenido está protegido
Ir arriba