fbpx

Así nació Quito

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

Leyenda Así nació Quito

Cuando soplan los vientos y calienta el sol ecuatorial, la clarísima luz de su atmósfera permite contemplar un paisaje maravilloso, coronado por las nieves perpetuas de las seis mágicas montañas que rodean la ciudad.

En los fríos días de invierno, la ciudad invadida por la niebla del páramo se torna fantasmal y se llena de un aire de soledad, frío y de misterio.

Leyenda Así Nació Quito

Sin duda has escuchado hablar del diluvio universal que cubrió la tierra para purificarla de todas las cosas malas que en ella estaban sucediendo, pues aunque no lo creas, fue cierto y aquí en nuestro país el diluvio también aconteció en tiempos de nuestros antepasados los Quitus.

Cuenta la leyenda que como castigo a los hombres, el gran Inti, o sea el gran sol, decidió alejarse, y el cielo de la pena comenzó a llorar y fue así como las lluvias empezaron a inundarlo todo. Poco a poco los campos y los valles quedaron cubiertos por el agua, que no paraba de caer ni de día ni de noche.

Un espíritu del campo se acercó a uno de los jefes de la tribu de los Quitus y le susurro que la única salvación que podía tener su pueblo era si huían a resguardarse en el Pichincha, pero además le advirtió que si su gente empezaba a obrar mal, el propio pichincha los castigaría.

Rápidamente se organizó la tribu e inició el viaje al Pichincha, en donde efectivamente no los alcanzaron las aguas, se establecieron aquí por algún tiempo hasta que finalmente todo pareció volver a la normalidad; sin embargo los hombres malagradecidos, con la protección del volcán, empezaron a destrozar sus alrededores, quemaron los bosques y cazaron sin mayor necesidad a los animales que allí habitaban.

Entonces ocurrió que el Pichincha enfurecido lanzó enormes rocas, lava y ceniza sobre los Quitus, por su mal proceder, y estos indefensos trataron de huir, pero solo unos pocos lo lograron.

El cielo se oscureció por siete días y tan solo los ríos de lava se podían ver en medio de las tinieblas.

El fuego purificó la tierra y los pocos hombres que pudieron salvarse de aquel terrible castigo aprendieron que se debe respetar a la naturaleza, no solo por los regalos diarios que nos ofrece, sino por que es mucho más fuerte y puede ser más destructiva que nosotros mismos.

Datos interesantes de Así Nació Quito

La ciudad de Quito es única por su topografía, cultura y urbanismo. Situado al sur de la línea equinoccial en las faldas del cerro Atacazo, del volcán Guagua Pichincha y del macizo del Rucu Pichincha, Quito se levanta a los 2.850 m. de altura, con una longitud de 35 km. solo interrumpidos por el Panecillo o Yavirac, cúspide originada por una antigua actividad de los volcanes que rodean a la capital de los ecuatorianos.

Si quieres leer otra leyenda de origen precolombino, te invito a conocer El Penacho de Atahualpa

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

error: El contenido está protegido
Ir arriba