fbpx

El Cristo de los Andes

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

La Historia de Caspicara

El Cristo de los Andes, narra una corta anécdota de uno de los más grandes artistas de la Escuela Quiteña, misma que nace en el período de la Real Audiencia de Quito, entre conventos e iglesias y donde el talento de artesanos locales que supieron plasmar de manera única el arte religioso, dando unas características especiales a sus obras, convirtiéndolas en la corriente artística más cotizada del nuevo mundo. 

El Cristo de los Andes, la historia de Caspicara

Los sacerdotes se sorprendían, Manuel Chili, el pequeño indígena que se descolgaba de un lado a otro entre andamios y pasadizos en el interior de la iglesia de La Compañía de Jesús, de pronto se convirtió en un gran artista.
Los jesuitas, atraídos por la habilidad de este joven, decidieron tomarlo a su cargo, darle vivienda, comida y un poco de dinero, ya que los talladores no tenían el reconocimiento de verdaderos artistas.

También le ofrecieron una preparación especial en el arte, para que obtuviera un mejor dominio de la escultura y la pintura. Era conocido con el seudónimo que en kichwa significa «cara de palo», así nació el gran ¡Caspicara!

Manuel trabajaba doce horas al día sobre andamios y bordes peligrosos. Esto, dicen, le creó una extraña fobia a las alturas. Cuentan que por esta fobia permanecía largos ratos en silencio y con los ojos cerrados, hasta que lograba tranquilizarse. El capellán de la iglesia cuando lo veía se enfurecia: él imaginaba que Manuel Chili estaba dormido.

Su fama se extendió y sus obras empezaron a cotizarse en grandes pesos en oro. Las iglesias de nuestro país, como también las de Colombia, Perú, Venezuela y España, gozaban con la majestuosidad de sus cristos, marías y niños dioses.

La belleza y realismo de estas imágenes, que mucha gente les ha dado virtudes milagrosas.

Actualmente sus obras son de un valor incalculable además de ser consideradas Patrimonio Cultural del país.

Irónicamente, el maestro Manuel Chili murió en la mayor pobreza, abandonado en un hospicio y despreciado por la gente.

Datos interesantes:

Caspicara, quien vivió entre los años 1723 y 1796 fue un gran escultor ecuatoriano considerado uno de los máximos exponentes de la llamada Escuela de Quito durante el siglo XVIII.

Se dice que Carlos III de España dijo “No me preocupa que Italia tenga a Miguel Ángel, en mis colonias de América, tengo al Maestro Caspicara”.

Destaca en su obra el extremo realismo con que representaba las penurias de Jesús crucificado y el dolor en los rostros de sus personajes.

Si disfrutaste esta leyenda te va gustar El Cristo de la Agonía.

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

error: El contenido está protegido
Ir arriba